CP of Argentina, BOLETÍN DE INFORMACIONES NACIONALES AÑO 12 - Nº9 – 6 DE JUNIO DE 2019

6/7/19 4:35 PM
  • Argentina, Communist Party of Argentina Es South America Communist and workers' parties

 

 

Unidad en la lucha

 

El disciplinamiento de la protesta y la naturalización de la presencia de fuerzas represivas en las calle nos preanuncian como se moverá el gobierno en este proceso electoral y de creciente protesta social. Para no olvidar: Milagro Sala sigue presa, con las trampas del gobierno jujeño y la complicidad de Macri. La derecha va siempre a fondo, si tiene que intentar fraude lo hace. Si  tiene que reprimir lo hace. No hay que subestimarla nunca. Nunca hay que subestimar a la derecha. A la derecha hay que derrotarla. Pero no con la táctica de la voz baja, la desmovilización y despolitización, ahí está claro que no se le gana. Con eficacia y asiduidad, las movilizaciones retardaron o mitigaron iniciativas de derecha dura, a menudo ilícitas o inconstitucionales. Es por eso que Macri debe ser derrotado en las elecciones de octubre y será imprescindible la construcción de una fuerza frentista de verdad para acabar con el macrismo. No hay una fuerza que sola pueda enfrentar y poner freno a estas transformaciones neoliberales. Nosotros los comunistas sabemos que no alcanza con la idea de que es posible un capitalismo serio, que se limite a reformar las aristas más duras del neoliberalismo, pero tampoco alcanza con criticar estas ideas sin avanzar decididamente en la derrota de Macri y la conformación de un programa para la emancipación popular. Esa construcción frentista hacia las elecciones de octubre tiene un protagonista principal y articulador en los sectores populares tal como son en la actualidad, donde los trabajadores de servicios ocupan un lugar de enorme importancia junto a los trabajadores industriales, a los desocupados, los jubilados, las mujeres, los jóvenes que buscan su primer empleo, etcétera.

Pero, atención, el gobierno macrista alentado por la persistencia de una insuficiente unidad del campo obrero y popular tratará de ir por más. Buscan mediante la represión, la judicialización del conflicto social y la cooptación, producir la derrota necesaria para imponer una nueva ola de reformas regresivas en el país, facilitando aun más la penetración y el dominio imperial. Es preciso que en las elecciones de octubre, las fuerzas populares nos exijamos la mayor coherencia en la propuesta electoral que se construye desde el llamado Frente Patriótico, para enfrentar y derrotar al macrismo, porque nos someten a un fuerte chantaje para que nos resignemos, para que asumamos la invencibilidad del enemigo. Esta es una dolorosa experiencia de la que tenemos que aprender.

A su vez, cuando planteamos la necesidad de cambios estructurales no es por una suerte de, entre comillas, impaciencia izquierdista, sino por lo que terminó mostrando la realidad, que la falta de profundidad en los cambios es una trampa que facilita el triunfo de la derecha. Es necesario enfrentar al macrismo. Al tiempo que fortalecer la movilización para derrotar el ajuste en las calles antes de octubre, articulando al vasto campo de sectores agredidos por el gobierno. Con un Frente que esté en condiciones de derrotar al gobierno en las próximas elecciones, con la aportación de que el mismo se conforme en base a acuerdos programáticos y con reglas claras para la conformación de las listas dejando atrás los hegemonismos. Para los comunistas es imposible tener éxito en esta tarea sin una fuerza, a la ofensiva, con capacidad de librar la lucha cultural que es una lucha central contra la cultura de la dispersión y de la antipolítica.

 

 

 

 

 

 

Siempre el Gringo

 

A 50 años del Cordobazo recordamos a Agustín Tosco y mantenemos bien altas las banderas del sindicalismo de liberación en cada lucha.

 

Cuando era estudiante secundario fue elegido como presidente del centro de estudiantes. Allí recibió su primera ovación al ser orador en el cierre del acto escolar, en el que atacó al sistema educativo que regía en ese entonces. A los 19 años se convirtió en subdelegado en el gremio de Luz y Fuerza. A los 20 delegado. A los 23 ganó la conducción del sindicato.

“Debemos luchar para construir una nueva sociedad que permita al hombre salir de la enajenación a que la conduce este sistema que afecta hasta el derecho a vivir”, expresó al convertirse miembro de la dirección de Luz y Fuerza.

Nacido un 22 de mayo de 1930 en Coronel Moldes, al sur de Río Cuarto- Córdoba, de chico tuvo que trabajar la tierra junto a sus padres y al mismo tiempo estudiar para la primaria, y aún en el piso de tierra de la casa de sus padres y con iluminación a vela, creó su pequeña biblioteca de lectura.

Ya devenido en un estudiante secundario, frente a sus compañeros, comenzó a denunciar las injusticias en un camino que lo convirtió en uno de los íconos de un sindicalismo que siempre bregó por la unidad de los sectores populares contra el enemigo principal con un horizonte claro: una sociedad superior a la miseria del capitalismo debería gestarse con los valores del socialismo.

"En realidad yo podría decir que toda la vida y la obra de Agustín Tosco es una contestación al superhombre de Nietzsche, al héroe de Nietzsche. Él quiere mostrar que sin ser héroe, que siendo simplemente un trabajador, guiándose por la ética y la práctica de los trabajadores se puede convertir en agente de cambio social, que la lucha por la transformación, que la lucha por la justicia, que la lucha para que los trabajadores dejen de ser lo que los dueños del poder quieren que sean, es decir, no humanos, sino carentes de humanidad, se puede revertir y que esa lucha debe estar a cargo no de superhombres, sino de hombres, de simples hombres de carne y hueso....", enfatizó el poeta Vicente Zito Lema en una Cátedra Libre del Trabajo “Agustín Tosco” de Mar del Plata en 1999.

En su lucha, Agustín llevó adelante un modelo de sindicalismo de liberación que supo elevar  una pelea meramente reivindicativa, que rompió al corporativismo e impuso una participación democrática de las bases. Un sindicalismo que peleó por la transformación revolucionaria de las estructuras y porque los medios de producción sean de propiedad estatal-social y no privada. Tales valores tomaron las calles de Córdoba el 29 y 30 de mayo de 1969 en un contexto donde la dictadura liderada por Juan Carlos Onganía generaba condiciones opresivas y de hambre al pueblo argentino.

La preparación desde las bases, el paro activo, la unidad obrero estudiantil y la organización popular fueron fundamentales para una ofensiva de los sectores vulnerables que desató muchísimas puebladas entre 1969 y 1972 que debilitaron al Onganiato -reemplazado en 1970- y luego culminó en una salida electoral en 1973.

Esa construcción desde abajo de tal gesta histórica nos señala la necesidad central de la unidad y la lucha en todos los frentes para en ese entonces enfrentar las mismas políticas que hoy padecemos con el Gobierno Cambiemos en la Casa Rosada, que con la receta del Fondo Monetario Internacional, perpetra un feroz ajuste, una entrega de nuestra soberanía y una brutal represión a los sectores que día a día son perjudicados con este programa de exclusión y de pobreza.

Sumergidos en un escenario regional y mundial donde el poder nos condena a la miseria con sus representantes en los gobiernos, se hace necesaria aquella CGT encabezada por el Gringo y Atilio López que nos trae melancolía. Pero también nos trae esperanzas una jornada como la del 30 de abril en la que el movimiento obrero organizado paró en repudio al ajuste comandado por Mauricio Macri, una medida de una extensa y trabajosa unidad sin precedentes en estos cuatro años de ajuste. La CTA, la Corriente Federal y el Frente Sindical para el Modelo Nacional fueron parte de este masivo repudio que mermó la incidencia de la CGT de Daer y Acuña que pactó con el oficialismo y se alejó de los intereses de los trabajadores.

En un ejemplo de lucha, como el 1969, en el que obreros y estudiantes de diferentes posturas enfrentaron el asedio perpetrado por el gobierno de facto, insistimos en la unidad para derrotar al macrismo y ponerle un freno a la ofensiva neocolonial en Nuestra América. Defendiendo en cada lugar de trabajo y estudio el legado del sindicalismo de liberación en pos de construir una sociedad superadora a este sistema que tanto daño nos produce.

 

“Para que todos juntos, trabajadores, estudiantes, hombres de todas las ideologías, de todas las religiones, con nuestras diferencias lógicas, sepamos unirnos para construir una sociedad más justa, donde el hombre no sea lobo del hombre, sino su compañero y su hermano”, Agustín Tosco.

 

 

 

El Cordobazo una gesta popular que sigue vigente

Más presente que  nunca

 

El secretario Sindical del Partido Comunista, Mario Alderete, analizó el paro del 29 en el marco del Cordobazo  y la integración del PC al Frente Patriótico.

 

En el marco del 50 aniversario del “Cordobazo” expresión cabal de la unidad obrero-estudiantil y popular, cuya acción organizada, combativa y en las calles, determinó el inicio de la derrota de la dictadura cívico-militar encabezada por el general Onganía, Mario Alderte reflexionó sobre el paro que con contundencia se llevó a cabo ayer.

“Este paro se tendría que haber generado antes, sin embargo que sea en el marco del Cordobazo como campo popular, nos lleva a pensar que tipo de sindicalismo queremos y necesitamos”, sostuvo Alderete.

En este sentido, criticó a la CGT calificándolos como “nefastos”. “La CGT pretende regular el conflicto instaurando un “diálogo social” el cual está basado particularmente  en el principio de la conciliación de clases, colaboracionismo”, remarcó el dirigente del PC.

Por lo que reforzó su argumento en que “esto lo vemos en la negativa a marchar por un camino de construcción de unidad y fortalecimiento de la organización, sino también en su cerrada oposición al macrismo”.

Por otro lado, refiriéndose al cordobazo, Alderete aclaró que no hay que olvidarse del “Correntinazo” y el “Rosariaso”, ya que  “pusieron de manifiesto la posibilidad  y la necesidad de unir en la acción y con un programa mínimo al conjunto del pueblo, encabezado por la clase obrera, ganados por la voluntad y el convencimiento de que era imprescindible derrotar al enemigo principal”.

En esta línea, recordó a Agustín Tosco que junto con otros dirigentes como los que “supieron  construir  los caminos correctos a fin de superar las divisiones que lamentablemente existían en el movimiento quien sabiamente planteó la tesis, corroborada en la práctica, de que existían  dos tipos de sindicalismo: el colaboracionista y el de liberación”.

El colaboracionista inspirado en el concepto ideológico de conciliación  de clases y que es el que practicaban y practican aún  ciertos dirigentes sindicales dispuestos a un  diálogo social claudicante ante  los gobernantes de turno y las grandes corporaciones.

 Sin embargo, el de liberación se inspira en la independencia y autonomía de clase para  luchar por la unidad, la satisfacción a los reclamos de la clase trabajadora,  el respeto de  sus derechos y conquistas y la participación junto a las masas populares en la creación de alternativas político-sociales capaces de  construir sociedades mas igualitarias, soberanas, de integración de la patria grande latinoamericana,  independiente y antiimperialista.

Asimismo, Alderete también llamó a recordar a sindicalistas que participaron del Cordobazo como “Elpidio Torres dirigente de Smata y de la CGT de Córdoba, Atilio López de UTA y dirigente de la CGT de los Argentinos de aquella  provincia, Agustín Tosco  y Alberto Caffarati, de Luz y Fuerza, gremio independiente en ese momento, Jorge Alberto Canelles de la Construcción, Rene Salamanca de una empresa automotriz y otros que seguramente actuaron con idéntica valentía en  planos de diferentes  trascendencias”.

 

“Unidad y disputa sin perder la identidad”

 

Mario Alderete analizó la integración del PC al Frente Patriótico y la fórmula presidencial Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. “Es una medida acertada teniendo en cuenta las circunstancias actuales que viven las masas populares”, sostuvo Alderte.

En este sentido, enfatizó en que “responde a una necesidad en este momento de dispersión del campo popular donde hay una activa intención de la derecha en perpetuarse en el poder para seguir atentando contra la clase trabajadora”.

Por lo que menciono una “predisposición” Alberto y de Cristina “de ampliar el espacio popular con vistas de derrotar al macrismo”. Por lo que fue contundente cuando dijo que como parte del Frente Patriótico estamos decidíos a apoyar la formula”.

Asimismo, aseveró que “la situación que nos deja este gobierno es trágica y es sin duda una pesada herencia”. Por lo que hizo un profundo análisis de la agudiacaion de un capitalismo en crisis; “citando al Papa Francisco: ‘está desatada la tercera guerra mundial por caminos diferentes’,  utilizando los medios hegemónicos, fuerzas armadas, promocionando bases militares, ocupaciones a través de golpes judiciales, en esta situación vuelve a tratar  el imperialismo mas a fondo la idea de América Latina es el patio trasero de Estados Unidos”.

A su vez, llamó “a denunciar la pretensión de la derecha norteamericana, en concordancia con opositores venezolanos de desconocer la voluntad de voto del pueblo venezolano expresada en las urnas a través de un proceso electoral democrático y transparente avalado por organismos internacionales” y también mencionó las acciones desestabilizadoras a los gobiernos populares de Cuba, Bolivia y Nicaragua.

Por lo que señaló que “en estas condiciones es necesario impulsar cambios profundos de carácter social en América Latina y si derrotamos al macrismo, va a ser de utilidad para sacar a las derechas del continente”.

Para finalizar, selló con que “hay que cambiar la correlación de fuerzas organizar las masas desde abajo y para eso es necesario un frente patriótico”.

“Los comunistas no somos neutrales y por eso vamos a esa coalición y eso no significa ni que perdamos nuestra identidad ni que abandonemos el principio dialectico de la unidad y disputa”, sostuvo contundentemente Mario Alderete.

 

 

Las jornadas de 1969...

Y el Sindicalismo de Liberación

 

Los integrantes de la Conat Gustavo Panasiuk, Pedro Ponce, Cristian Poli y Emanuel Ríos se refirieron a este hito de la gesta obrera y popular.

 

En el marco de los debates, reflexiones en torno al cincuenta aniversario del Cordobazo que se cumplió el 29 de mayo, el secretario Adjunto de la CTA La Matanza Gustavo Panasiuk, el secretario de Cultura de Suteba Pedro Ponce, el secretario de Suteba Zarate, Cristian Poli, y el secretario adjunto del Suteba Lomas de Zamora, Emanuel Ríos, se refirieron a este hito de la gesta obrera y popular.

Al respecto Gustavo Panasiuk afirmo “el mejor homenaje tiene que ver con actos, no solamente los formales que hay que hacerlos, pero fundamentalmente hay que tratar de poner la bandera del sindicalismo de liberación en un rol de vanguardia, en esta etapa, es ponernos a la altura de los acontecimientos, y construir esa alternativa.

También aseveró “el Cordobazo fue producto de una idea muy clara del gringo Tosco, de nuestros camaradas y otros compañeros del campo popular, que no confundieron al enemigo principal, se dejaron de lado diferencias secundarias en pos de la derrota del enemigo principal, creemos que tenemos que hacer honor a ese ejemplo, esa es la responsabilidad que nos toca”.

En este sentido Pedro Ponce indicó “el mejor homenaje a Tosco y a todos los que fueron artífices de esa lucha, es trabajar por la unidad del movimiento obrero, seguir peleando para que esa unidad además tenga una perspectiva de ir creciendo en conciencia de clase. Existen muchos mecanismos por el cual a los trabajadores los quieren hacer sentir como si fuese una clase media, una clase que no existe, pero que los medios instalan para los trabajadores de altos ingresos”.

Asimismo manifestó “hay fuertes debates ideológicos diciendo que no existe más la lucha de clases, que no existen las clases, el mejor homenaje que podemos hacer a Tosco es reivindicar el clasismo, que la lucha de clases existe y que la misión es pelear por la liberación de la clase obrera”, 

Además agregó “la clase obrera jugo y juega un papel fundamental, tenemos un peso especifico, fundamental en la política de nuestro país, y si lo comparamos con Brasil, o en otros países latinoamericanos, donde el enemigo, no sin dificultades quiere avanzar con la reforma laboral, y otros recortes de los derechos de los trabajadores, junto al intento de destruir a las organizaciones obreras”.

Ponce destacó “tenemos que dar la batalla para la unidad del movimiento obrero, para el crecimiento y desde el clasismo y el sindicalismo de liberación entendemos a la lucha de la clase obrera como la lucha del resto del pueblo, incluso con los reclamos de los pequeños y medianos comerciantes, en un gran frente patriótico antiimperialista, en ese ámbitos debe jugar el sindicalismo clasista”.

 

Homenaje

 

A su turno Cristian Poli, aseguró “el mejor homenaje que podemos hacer al Cordobazo, en el marco del cincuenta aniversario de esa gesta obrera y popular, desde el sindicalismo; es ser parte de la construcción de un frente de patriótico y popular, donde la clase obrera necesariamente debe tener un rol fundamental en la conducción de ese frente, no solamente en la musculatura, sino en la dirección de ese espacio”.

Al mismo tiempo dijo “uno de los debates principales en el movimiento obrero es el aporte a la construcción de una alternativa política popular antiimperialista y anticapitalista, y con un claro rol central de los trabajadores en ese frente; es necesario superar esa vieja tesis, que dice que los trabajadores deben ser solarmente la columna, tiene que ser la cabeza desde el punto de vista político; ya que desde el punto de vista cuantitativo, la clase obrera es la mayoría del pueblo.

Finalmente Emanuel Ríos, sostuvo “el mejor homenaje que se puede a ese sindicalismo clasista desde el movimiento obrero, fue el paro de treinta de abril desde todo el movimiento obrero, arrancados desde las bases, organizado con sectores de la CGT, en contradicción con el sector burócrata, junto con las dos CTA”.

Y manifestó “el mejor homenaje que podemos hacer a todos los compañeros y en especial a Agustín Tosco, es estar en la calle, unidos para enfrentar a este gobierno que todos los días nos quita derechos. Nosotros tenemos que salir unidos, organizados, desde las bases de los sindicatos y en cada uno de los puestos de trabajo, ese es el mejor homenaje.

 

 

 

Por las luchas que vienen

La clase, presente

 

Dos referentes de la Conat de la provincia de Buenos Aires, Micheli y Muñoz, también reflexionaron sobre el Cordobazo.

 

“Se cumplen cincuenta años de una gesta histórica que tuvo una actitud política coherente en el marco de un gobierno dictatorial”, recordó desde el MTL-Moreno, Gustavo Muñoz, quien además destacó “la capacidad de Agustín Tosco en saber llevar a cabo la unión obrero-estudiantil”.

Lo hizo a cincuenta años del Cordobazo cuando, remarcó, “estamos con la misma necesidad de unir a la clase trabajadora para que se ponga de pie ante gobierno que tratan de amedrentar al pueblo con ajuste y represión”.

Y, en esta dirección, hizo hincapié en que, “como decía Tosco, el camino es unificar a los que luchan, porque estás de este lado o estas de los explotadores”.

También desde Mar del Plata, otro integrante de la Conat, Marcelo Ulloa, aseveró que el Cordobazo “es un día especial para la clase trabajadora”, tras lo que resaltó que “Agustín Tosco tiene una gran importancia para nosotros, acá en el puerto de Mar del Plata, el Gringo es un referente y junto a toda la clase trabajadora de la ciudad defendemos su legado en el día a día”.

Por su parte, también desde el MTL, en este caso de Cañuelas, Mario Micheli, fue contundente al destacar que el Cordobazo “es un faro siempre vigente, que nos ilumina”.

Y reflexionó que, “ahora y ante sectores que piensan que hay que sostener la gobernabilidad, hay que mantener estos ejemplos de lucha y unidad con los sectores más combativos, para derrotar a las políticas económicas del Gobierno de Cambiemos”.

Tras lo que añadió que “Tosco tuvo la capacidad de reunir a los sectores sindicales que se pusieron al frente en momento muy importante, lo que abrió paso para hacer caer una dictadura”.

De ahí que insistiera en que “hay que llamar a reflexión a todo el campo popular y, desde la CTA, hay que hacer todo lo que sea necesario, porque si no acompaña la CGT, habrá que hacerlo como lo hicimos en un momento: con una sola CTA , poniéndonos a la vanguardia de la pelea”.