15 IMCWP, Contribution of CP of Argentina [Sp]

11/10/13 8:40 PM
  • Argentina, Communist Party of Argentina IMCWP Es

Lisboa 8 de noviembre del 2013

Al Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Operarios

Queridos y queridas camaradas de todas las latitudes del planeta:

Resulta de gran importancia que estemos reunidos los partidos comunistas y obreros del mundo siguiendo las mejores tradiciones del marxismo en la construcción de la unidad internacionalista de los trabajadores y los pueblos.

En nombre del Partido Comunista de la Argentina, saludamos la tarea del Grupo de Trabajo, y agradecemos en especial al Partido Comunista Portugués, por el ejemplo que nos brinda, y por ofrecernos tan excelente recibimiento.

Llegamos desde el hemisferio sur, a una Europa sacudida por la crisis de un capitalismo senil, en el cual un pequeño grupo de corporaciones, brega por sostener y engrosar su inaudita tasa de ganancia a costa de arrojar a millones a la exclusión social, incrementar la explotación del trabajo, empobrecer a los sectores medios, negar futuro a la juventud, y barrer con las soberanías nacionales.

De este modo, pretende asegurarse el abastecimiento de los recursos naturales, que demanda su irracional desenvolvimiento, mediante una dominación global. Para esto, no vacila en emprender guerras de agresión y sometimiento, cada vez más sofisticadas y letales.

Lo que está sucediendo en Europa y EEUU, nos muestra a dónde llega la degradación económica, social, moral y por supuesto política del capitalismo, cuando alcanza los más altos niveles de su “desarrollo”.

Su más alto grado de “desarrollo” es el desempleo, el hambre, los desahucios, la caída del salario, la falta de futuro.

Su ley más sagrada, es a la hora del peligro del naufragio, el salvataje de los bancos.

Queda a la vista de millones de personas, que el régimen del capital, no está ya en condiciones de ofrecer a la Humanidad, un futuro de prosperidad, democracia, justicia social y paz.

Esto abre renovadas perspectivas, a un pensamiento y una práctica post capitalista de la cual, los comunistas tenemos mucho que decir, por nuestro balance histórico y nuestras posibilidades actuales.

Los comunistas, encabezamos revoluciones que demostraron la posibilidad de los trabajadores de conquistar el poder y de alcanzar con ello, logros gigantescos.

Ayer se cumplieron 96 años de aquella gesta histórica, que transformo definitivamente el panorama mundial. La gloriosa revolución bolchevique, que con Lenin y el partido comunista, llevo a la otrora Rusia de los zares, a los niveles más altos de desarrollo de las fuerzas productivas, de las ciencias, y de las artes.

Al mismo tiempo, podemos hoy señalar con el espíritu de autocrítica que debe caracterizarnos, que ningún proceso es irreversible, si no se desarrollan las fuerzas de los que producen con su trabajo, las riquezas, el poder popular, la conciencia de clase, de pueblo, y de un patriotismo empapado de internacionalismo revolucionario.

Para consolidar los cambios económicos, sociales y políticos que benefician a una parte importante de nuestra clase y de otros sectores de nuestro pueblo, no alcanza con defender esas conquistas,

¡¡hay que profundizarlas!!

Se trata también de construir con los pueblos, las condiciones de distribución de la riqueza, y el poder que aseguren un digno bienestar social y medioambiental para todos, donde reinen la justicia, la belleza y la alegría.

¡¡¡Qué lejos está el capitalismo, siquiera ya de engañarnos con esa perspectiva!!!

Los dolores actuales de las poblaciones europeas, los sufrimos con fuerza los argentinos, cuando en la década de los 90, cayó con toda la saña sobre nosotros, el recetario neoliberal fondo monetarista.

Y debemos decir que aún hoy lo estamos sufriendo, porque a pesar de que se aplican desde el actual gobierno, medidas contra cíclicas, y reformas que atenúan los efectos más dolorosos de la crisis, aun no se saltan las vallas que ha dejado la ortodoxia económica, ni se superan sus consecuencias nefastas.

En nuestro país, existen otras organizaciones llamadas de izquierda, divididas y desorientadas, que juegan un rol que favorece a la derecha política.

Por eso los comunistas argentinos, que aun no contamos con una fuerza numerosa, le otorgamos importancia a los cambios producidos, a partir de las rebeliones populares del 2001, y del gobierno surgido en el 2003.

Esto permitió la recuperación de algunas esferas del patrimonio público, los juicios y las condenas a los genocidas, la aparición de los archivos secretos de la dictadura cívico militar, y algunas reparaciones sociales, así como significativos avances en la unidad y la integración latinoamericana y caribeña, con un hito fundamental en el NO al ALCA del cual este 5 de noviembre, se cumplieron 8 años.

Sin esa unidad, nuestra región no podrá ser un actor de peso en el mundo multipolar y multi céntrico, que se gesta en el marco del incremento de la crisis, y de la agresividad del imperialismo, particularmente norteamericano.

Pero al mismo tiempo, no perdemos de vista que no se superan las profundas desigualdades sociales

A cada paso, constatamos los límites de clase e ideológicos, del actual gobierno y del proceso en curso.

Este sólo podrá prosperar, si las fuerzas avanzadas de diversa procedencia, nos unimos en amplitud, logramos una correlación de fuerzas favorable a los cambios de fondo, asentados en políticas públicas, que aseguren una efectiva distribución de la riqueza, la plena disposición de nuestros recursos naturales, una ruptura definitiva con los centros globales del poder financiero, y un camino consecuente de unidad regional, en el camino de la Patria Grande. Este es el legado de los próceres de nuestra primera Independencia.

Y en la búsqueda del Socialismo, que en nuestro continente se recrea con nuevos y consistentes aportes, iluminados con los ejemplos de Ernesto Che Guevara, Fidel Castro y Hugo Chávez.

Por ello respaldamos la activa presencia argentina, en el MERCOSUR con la incorporación de Venezuela y en proceso de mayor ampliación; en la UNASUR y la CELAC, y ahora como miembro observador del ALBA.

Ello expresa una nueva realidad continental, que vive un proceso que debemos atender cuidadosamente.

Abierta sin dudas por el heroísmo socialista de la Revolución Cubana, hoy en la Venezuela Bolivariana, en Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros países, se recrea el ideal socialista, y ello facilita la toma de decisiones autónomas en varios de nuestros países.

Pero como señalamos antes, ningún proceso puede considerarse irreversible.

Y los comunistas, debemos ser los primeros en denunciar los planes injerencistas del imperialismo y sus aliados locales, que se hacen fuertes en la Alianza del Pacífico y desde allí intentan palanquear sus políticas restauradoras, que ya tuvieron éxito en Paraguay y Honduras.

Allí están también, las más de 70 bases militares distribuidas en nuestro continente, y la IV flota que navega nuestros mares.

Un capitulo aparte, es la amenaza a la paz que representa la base militar de la OTAN, en las Islas Malvinas que cuenta con 1500 efectivos, además del equipamiento.

Los comunistas argentinos, seguimos reivindicando, junto a la mayoría de nuestro pueblo y de nuestra región, nuestra soberanía.

Lo hacemos por razones históricas, en defensa de la paz y con una firme condena al colonialismo.

Por eso repetimos junto a nuestros ex combatientes. “Volveremos a Malvinas, de la mano de América Latina”

Ello reclama incorporar a nuestras tareas, un plan global de solidaridad con nuestros hermanos venezolanos que hoy soportan la concentración de buena parte de la contraofensiva restauradora en nuestro continente.

En los próximos días, ellos deberán afrontar las elecciones municipales por lo que deseamos al PCV, al PSUV y al GPP los mayores éxitos, cruciales para todo el continente.

Del mismo modo, seguimos solidariamente a las fuerzas que levantan la candidatura popular, democrática y de izquierda en las prontas elecciones de Honduras, así como a las que se unen para derrotar a la derecha chilena.

La contradicción central en Argentina y en muchos países de la región, es entre la profundización de los cambios en un sentido antimonopolista y antiimperialista, o la restauración neoliberal con su carga de recortes y represión.

En estas tierras, no podemos dejar de sentir la influencia del camarada Alvaro Cunhal, quien nos decía:

Ser comunista, no consiste solamente en tener un objetivo político y luchar por su realización”.

Es una manera de sentir y de vivir”.

Y eso significa que los comunistas no solo tienen objetivos políticos y sociales, no solo tienen una ideología y un ideal de transformación de la sociedad”.

Además, Cunhal, nos convocaba a superar la moral de la burguesía, es decir a construir lo que el comandante Ernesto Che Guevara llamo el hombre nuevo, y que hoy reformulamos como la mujer y el hombre nuevo.

Esa es la batalla de hoy, para desbrozar el camino al socialismo que está en el centro de nuestra línea estratégica:

el desarrollo de un gran Partido Comunista y el aporte a la construcción de un frente unido, que pueda llevar a la victoria una Revolución Socialista de Liberación Nacional.

¡Viva la unidad de todos los comunistas y de todas las fuerzas antimperialistas,

populares, democráticas y revolucionarias!