14 IMCWP, Final Statement [Sp.]

11/25/12 11:00 PM
  • 14th IMCWP Es
Declaración Final del 14° Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros
Declaración de Beirut
El decimocuarto Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO) se celebró en Beirut, capital del Líbano, entre el 22 y el 25 de noviembre de 2012, bajo el lema:

"Fortalecer la lucha contra la creciente agresividad imperialista, para satisfacer los derechos y aspiraciones socioeconómicos y democráticos de los pueblos, por el socialismo".

A la reunión asistieron 84 delegados, representantes de 60 partidos, de 44 países de los cinco continentes del mundo - mientras que cartas de disculpa fueron enviadas por partidos que no pudieron asistir debido a circunstancias que escapaban a sus manos.

La reunión, que sigue a la reunión extraordinaria que tuvo lugar en la región árabe, en Siria 2009, sobre Palestina hace tres años, y constituye una nueva oportunidad para que los partidos comunistas y obreros expresen su solidaridad y apoyo continuos para la lucha de la clase obrera y las luchas y revueltas populares en los países árabes contra las agresiones imperialistas, contra el gran capital y por el cambio democrático. Los debates, que tuvieron lugar durante la reunión, contribuyeron al intercambio de puntos de vista con respecto a los desarrollos que se desarrollan en todo el mundo y al acuerdo sobre el desarrollo de acciones comunes y convergentes con el objetivo de realizar una lucha revolucionaria por el socialismo.

xxxx

El 14° Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros (EIPCO) reafirmó sus anteriores declaraciones emitidas durante las reuniones anteriores entre 2008 y 2011 con respecto a la crisis capitalista de sobreproducción de capital y sobre la acumulación, en cuya raíz se encuentra la agudización de las principales contradicciones entre el capital y el trabajo, que siguen profundizándose e intensificándose. Las diferentes versiones burguesas para la gestión de la crisis no han logrado ponerla bajo control, todas ellas tienen los mismos efectos brutales sobre los derechos de los pueblos. La reacción imperialista a la crisis se está caracterizando por una ofensiva multifacética del imperialismo en contra de los derechos sociales, económicos, democráticos y nacionales de los pueblos, una ofensiva que tiene como objetivo destruir los logros obtenidos por los obreros y las luchas populares durante el siglo XX y a intensificar los niveles de explotación y opresión.


Este hecho, en combinación con el aumento de la agresividad del imperialismo y la expansión de las guerras imperialistas, los reajustes en la correlación internacional de fuerzas, donde el debilitamiento relativo de la posición de los EE.UU. coexiste con el creciente poder económico y político de varios países plantea un conjunto de cuestiones que indican que el mundo está, una vez más, en una fase crítica y peligrosa donde las contradicciones y las competencias se están intensificando, y donde grandes peligros coexisten con oportunidades reales para el desarrollo de los trabajadores y la lucha de los pueblos.

En este sentido, es útil plantear la pregunta: ¿Cómo se manifiesta el universal aumento de la agresividad imperialista en lo militar, político, económico y social y qué formas adopta?


En primer lugar, el imperialismo está llevando a cabo una ofensiva que apunta a la destrucción masiva de los derechos económicos, sociales, políticos, culturales y nacionales, y una regresión en la correlación de fuerzas aún más en favor del capital y contra el trabajo. Operaciones masivas se están llevando a cabo para lograr una mayor concentración y centralización de capital. Al mismo tiempo, los ataques de largo alcance se lanzan contra los derechos sociales y laborales, con recortes masivos en los salarios, el desempleo masivo, la privatización y la destrucción de las funciones sociales de los Estados, la privatización de casi todos los sectores de la economía y las áreas de la vida social. Esta ofensiva anti-social va acompañada de una ofensiva sin precedentes contra los derechos democráticos, nacionales y ecológicos de los pueblos.

En particular, el ataque contra los derechos laborales, económicos y sociales de las mujeres se ha agudizado, provocando un brutal empeoramiento de las condiciones de vida, tanto en los ámbitos públicos y privados. Abordar y derrotar esta agresión es crucial, porque la lucha por la igualdad real de las mujeres es una parte vital en la lucha contra el capitalismo.

En segundo lugar, hay que subrayar que la reafirmación de Barack Obama en la ONU, donde declaró que su país no va a "retirarse" del mundo, está de acuerdo con el programa aprobado por la OTAN en su última cumbre en Chicago efectivamente implica un aumento de la intervención militar imperialista en todo el mundo bajo el lema de "defensa inteligente". Esto incluye el lanzamiento de la primera fase del "escudo espacial" o "StarWars" en Europa y el programa de escudo antimisiles global, la intervención militar directa en Libia, las amenazas intermitentes contra Irán y la RDP de Corea, el aumento de la actividad militar, agresiones y provocaciones en el Oriente Medio, la zona de Asia Pacífico y en todo el continente africano, la intensificación del militarismo imperialista en América Latina y el Caribe. La intensificación de la hostilidad y el bloqueo contra Cuba continúa, así como las conspiraciones contra Venezuela.

En cuarto lugar, esta campaña de agresión militar está también acompañada por la intensificación de la agresividad, tales como el empleo de todos los recursos de diversos organismos y organizaciones internacionales, y en particular el FMI, el Banco Mundial y la Unión Europea con el fin de salvaguardar el poder del Gran Capital. Con el fin de garantizar sus intereses y objetivos, además de fomentar el desarrollo de la agresión y las intervenciones insolentes en los países del mundo, el régimen capitalista mundial se mantiene firme en hacer la guerra a la clase obrera internacional y sus representantes, a través de una variedad de medidas, que incluyen:

• La negación del derecho humano fundamental al trabajo, y las conquistas colectivas obtenidas por la clase obrera.


• Una ofensiva ideológica y de medios de comunicación a escala global con el objetivo de contener a los trabajadores y las luchas populares y perseguir a todas las fuerzas políticas y sociales que luchan contra el imperialismo, especialmente los Partidos Comunistas y Obreros.


• Los esfuerzos concertados y acciones en violación de todo lo que se incluye en la Carta de la ONU y en la "Declaración universal de los derechos humanos", que se haya formado en condiciones de una correlación diferente de fuerzas gracias a la presencia de la Unión Soviética y los otros países socialistas.

En quinto lugar, en el contexto de esta agresión imperialista global de gran envergadura, se debe prestar atención a la manera en que se está manifestando en el Oriente Medio a través del proyecto del "Nuevo Oriente Medio", que tiene como objetivo la re-división de la región y su población en grupos étnicos y religiosos, constantemente luchando entre sí. Esto a su vez permite la apropiación de los recursos naturales que se encuentran en esta región y en particular el petróleo y gas. Las guerras y ocupaciones militares de Afganistán, Iraq y Libia, y de las agresiones israelíes contra el Líbano y contra el pueblo de Palestina son una parte inseparable delproyecto imperialista del "Gran Medio Oriente". Además, es en el contexto de este proyecto que los acontecimientos recientes deben ser analizados incluyendo 1.La escalada en la frecuenciade las amenazas imperialistas de intervención militar en Irán y contra Siria por los EE.UU. y la Unión Europea, aprovechando tanto la violencia que se perpetúa contra la población civil y confiando en las fuerzas que son apoyadas por los imperialistas, 2. los continuos esfuerzos para controlar la trayectoria de las revueltas que se han producido en los últimos dos años en varios de los países árabes y, en particular, Egipto y Túnez, a través del uso del sectarismo, el racismo y los prejuicios, así como siempre, los complacientes petrodólares de todos los regímenes árabes del Golfo.

Estos acontecimientos y sus consecuencias potenciales, ejercen presión sobre la clase obrera y los partidos comunistas y obreros para llevar a cabo sus responsabilidades históricas de enfrentar el sistema capitalista y la agresión imperialista. Esta confrontación, que debe llevarse a cabo en diferentes países por separado, y en el plano internacional, es necesario para conquistar rupturas y avances anti-monopolistas y antiimperialistas y, tener éxito en la construcción del socialismo, como se especifica en el Decimotercer Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, celebrado en Diciembre de 2011 en Atenas.


La confrontación con el imperialismo impone el fortalecimiento de la cooperación y la solidaridad entre nuestros partidos y la definición de los objetivos y directrices comunes de lucha por un lado, y la acción convergente con las diversas fuerzas antiimperialistas y movimientos de masas, incluidos los sindicatos, las organizaciones de la mujer, la juventud e intelectuales, por el otro lado.

En América Latina, las fuerzas anti-imperialistas, los sindicatos y otros movimientos sociales continúan su lucha por los derechos de los pueblos y contra el imperialismo. Estas luchas, que son el objetivo de una contraofensiva del imperialismo, ha llevado, en algunos casos, a la aparición de gobiernos que se declaran programáticamente en defensa de la soberanía nacional y de los derechos sociales, por el desarrollo y la protección de sus recursos naturales y diversidad biológica, teniendo en cuenta que dan un nuevo impulso a la lucha contra el imperialismo.


Esta confrontación universal también determina la organización de los trabajadores por centro de trabajo y en los sindicatos, el fortalecimiento del movimiento clasista orientado a la promoción de la alianza de la clase obrera con las capas populares oprimidas, la intensificación de la lucha de la clase obrera internacional y los pueblos del mundo. Con el fin de impedir las medidas anti-populares y promover objetivos de lucha que satisfagan las necesidades contemporáneas del pueblo, se exige un contraataque hacia rupturas anti-monopolio y anti-imperialistas por el derrocamiento del capitalismo.

La lucha ideológica del movimiento comunista es de vital importancia a fin de defender y desarrollar el socialismo científico, para repeler el anticomunismo contemporáneo, confrontar la ideología burguesa, y todas sus tendencias, teorías exóticas anti-científicas y corrientes oportunistas que rechazan la lucha de clases; y combatir el papel de las fuerzas socialdemócratas que defienden y ejecutan programas contra los pueblos y las políticas pro-imperialistas mediante el apoyo a la estrategia del capital y el imperialismo. La comprensión del carácter unificado de los deberes de la lucha por la emancipación social, nacional y de clase, la promoción distintiva de la alternativa socialista requiere de la contraofensiva ideológica del movimiento comunista.

Teniendo en cuenta la crisis capitalista y sus consecuencias, las experiencias internacionales de la construcción socialista demuestran la superioridad del socialismo. Subrayamos nuestra solidaridad con los pueblos que luchan por el socialismo y están involucrados en la construcción del socialismo.

Basados en lo anterior, subrayamos la necesidad de concentrarnos en las siguientes acciones conjuntas:

  1. 1. Luchar para confrontar los nuevos planes del imperialismo en los niveles militar, político, económico y social con el fin de evitar que domine y destruya el mundo.
  1. 2. Movilizarse para la eliminación de las bases militares de la OTAN y por el derecho a retirarse de las alianzas imperialistas.
  1. 3. Expresar solidaridad de clase y apoyar para fortalecer las luchas de la clase obrera y las luchas populares en los países capitalistas contra las políticas que ponen más cargas sobre la gente, para ganar logros que mejoren las condiciones de vida de los trabajadores y los pueblos llevando a efecto el cambio revolucionario.
  1. 4. Reafirmar la solidaridad internacional con los movimientos democráticos populares y levantamientos de cara a la ocupación y los regímenes opresivos, y el rechazo categórico a la intervención imperialista en estos países.
  1. 5. Enfrentarlas leyes, medidas y persecución anticomunista; librar una lucha ideológica contra la revisión de la historia, para reafirmar la contribución del movimiento comunista y obrero en la historia humana.
  1. 6. Condena al bloqueo de EE.UU. contra Cuba y el apoyo a la lucha de Cuba por su levantamiento inmediato. Fortalecimiento de las campañas para la liberación y el regreso de los cinco héroes cubanos a Cuba.

  1. 7. Condenar las continuas atrocidades perpetradas por las fuerzas de ocupación israelíes contra el pueblo palestino, apoyando su derecho a resistir la ocupación y a la creación de su Estado independiente, con Jerusalén Este como capital, y el fortalecimiento de la campaña por el levantamiento inmediato del bloqueo a Gaza y porelderecho al retorno.
  1. 8. Promover el frente internacional contra el imperialismo y el apoyo a las organizaciones de masas antiimperialistas internacionales, la Federación Sindical Mundial (FSM), el Consejo Mundial de la Paz (CMP), la Federación Mundial de laJuventud Democrática (FMJD), y la Federación Democrática Internacional de Mujeres(FDIM), en el marco específico de cada país.

Beirut, 25 de noviembre 2012

Events

September 4, 2020 - September 6, 2020 - Atalaia - Seixal Avante Festival
October 2, 2020 - October 4, 2020 - Torrejón de Ardoz (Madrid, Spain) XI Congress of CP of the Peoples of Spain
November 27, 2020 - November 29, 2020 - Portugal XXI Congress of the Portuguese Communist Party